Archivos para octubre 2011

El excesivo luto por la manzana

7 octubre 2011

Esta semana los medios se han agitado ante la muerte del Co-Fundador de Apple. Antes de empezar mi queja, me gustaría dejar claro que, en mi opinión, Steve Jobs poseía varias facetas admirables: Su visión comercial, su capacidad de persuasión, su estilo, su valentía a la hora de arriesgarse y, en los ultimos años de su vida, su coraje combatiendo un cáncer que finalmente acabó con él. Considero que fue un hombre que revolucionó el modo de vida occidental y, como tal, entiendo la atención por parte de los medios.

Steve Jobs AppleI

Justo antes de la foto dijo: Acabo de ver una peli de Kubrick y he tenido una idea...

Pero una cosa es admirarlo y lamentar su muerte, y otra cosa es lo que se ha visto esta semana: Gente yendo a dejar flores y velas a la tienda de Apple, clientes llorando su muerte… ¡Clientes! y comentarios, sobre todo en twitter, pero también ante los micrófonos: Dandole las gracias por haber hecho de este un mundo mejor. Pero vamos a ver… ¿Nos hemos vuelto locos?

Steve Jobs fue un empresario. Uno muy salientable, pero nada más. Ni siquiera se puede decir que haya inventado gran cosa, pues él no era ingeniero (hay patentes a su nombre, pero no significa nada). En aquel mitico garaje tambien estaba Steve Wozniak, verdadero diseñador del primer ordenador personal (que no del primer ordenador) e infinitas veces eclipsado. Y ya no solo eso, porque el mayor mérito de Apple no fue la invención, si no la simplificación, mejora y comercialización de cosas ya existentes. Así que compararlo con genios de la historia como Einstein, Tesla o el inventor del botijo está completamente fuera de lugar.

Bardeen

John Bardeen inventó el puto transistor. Sin eso no existiría la tecnología!! Pero él no era guay...

Es pues, en el ámbito empresarial, dónde verdaderamente estaba el talento de Jobs. Y era enorme. Pero vamos, sus meritos se resumen en su capacidad de vender, de hacer atractivos sus productos, de crear una necesidad en su publico… ¿Es esto algo que hace de este un mundo mejor? ¿Es algo que lo eleve a categoría de un artista, de un activista político en favor de los más pobres? Porque a este nivel es al que se lo está poniendo. Que a uno se le viene a la mente la madre Teresa, John Lennon… y es de coña.

Supongamos que ahora muere Amancio Ortega ¿Alguien se imagina a la peña poniendo velas en el Zara? ¿Peregrinando a la sede de Arteixo? Pues el señor Ortega empezó también desde abajo, vendiendo batas a domicilio. Y a ver quien me dice que Inditex no revolucionó el Textil! Es más, me apuesto a que hay más gente que haya comprado alguna vez un producto de Zara que de Apple ¿Cual es entonces la diferencia?

Tzara

Tristán Tzara. No tiene nada que ver con todo esto, pero soy un friki y quería hacer un chiste

La diferencia es, ni más ni menos, la publicidad. Apple se ha labrado una imagen de empresa chupiguay, de modernos, de ser los mejores y de ir por el munco buscando la belleza y el buen rollo. Que luego se mete en estupidas guerras por el monopolio a lo Microsoft, pero da igual. Y luego abres un Iphone y lo de made in Malaisia/Taiwan/Indonesia no se lo quita nadie. Que nadie se hace rico si no es pisando un par de derechos humanos… al menos no tan ricos. Pero vamos, que eso no es exclusivo de Apple. Por eso hay que andarse con ojo a la hora de tomar las multinacionales como ejemplo.

Es como cuando el FC Barcelona se las da de “més que un club” con sus “valores”, que si la paz, la solidaridad, el fair play… Y los hinchas nos lo tragamos, obviando que sus presidentes, cuando no están rodeados de putas y Don Perignon, tienen asuntos más que turbios en Uzbekistán y Qatar.

Para Laporta, el slogan del Barça era: Mès que un club, un puti...

Marketing puro y duro. Así, si se me permite la generalización, la gente del Barça, cree que los une un vínculo mayor que el de seguir al mismo equipo de fútbol. Los hace sentirse pertenecientes a una comunidad y los fideliza. En Apple, pasa lo mismo: Han creado un tipo de cliente que se siente “perteneciente” a Apple, y que es fiel a sus productos (alguno, lo suficiente para hacer cola toda la noche ante la tienda para consegir lo nuevo que empieza por i, aunque no sepa bien para qué sirve) y siente colectiva repulsión por el enemigo Microsoft. (Obviando que el bueno de Bill posee gran parte de las acciones de Apple). Supongo que la gente (y me incluyo) encuentra agradable sentirse perteneciente a un colectivo. Y de este colectivo, nuestro protagonista de hoy era un símbolo (por evitar la palabra líder).

El fanatismo, idolatrar a alguien… nunca es bueno. Y aunque no lo comparta, puedo entenderlo en un artista: Ellos sí dedican su vida a buscar la belleza. Puedo entenderlo en un pacifista, en un activista: Ellos sí dedican su vida a cambiar el mundo a mejor… Incluso puedo llegar a entenderlo de un deportista, pues su industria es la de las emociones… Pero de un empresario, que a lo que dedica su vida es a forrarse vendiéndonos sus productos (proyecte la imagen que proyecte, es esto), siendo ello algo legítimo y respetable ¿No os parece ridículo?

Dan

Ahora que no está Steve Jobs, si nos fiamos de Forrest Gump la empresa pertenece al teniente Dan

Podemos admirar a Steve Jobs, entiendo que cualquier emprendedor lo tenga como ejemplo, entiendo que es una inspiración para los que padecen esa terrible enfermedad, que es alguien excepcional, para recordar. Pero entiendo también que esta extraña veneración es excesiva ¡Si hasta se habla de ponerle una calle en Madrid! Por favor…