Posted tagged ‘quiero una máquina del tiempo para sacar fotos cuando no lo hice’

Las fotos del día a día

7 enero 2012

No hace mucho, me regalaron un nuevo disco duro. Decidí utilizarlo para hacer una copia de seguridad de los datos de mi ordenador, pero antes, pensé en ordenar un poco el caos de archivos que tenía. La labor más provechosa, fue la de organizar las fotos.

Ordenador roto

Estaba tan desordenado que tomé medidas drásticas

Me reconozco como alguien que tiene una innata facilidad para caer en las redes de la nostalgia. Las fotos, vídeos o incluso documentos, de épocas que recuerdo como felices ejercen un magnetismo sobre mi equiparable a los mitológicos cantos de sirena. A diferencia de Ulises, yo no tomé la precaución de  amarrarme a un poste, así que me lancé de lleno al resacoso mar de carpetas etiquetadas locuazmente como “DSCN-109”, “Mamá_fotos” y guapadas por el estilo.

Mirando esas instantáneas(Dios, que ganas de colar esta palabra) me di cuenta de algo muy curioso: Las que me suscitaban un interés mayor, eran aquellas completamente irrelevantes. Fotografías en las que no se veían monumentos ni paisajes. Imagenes que no se correspondían a eventos, ni a viajes, ni a fiestas… simplemente yo… mis amigos… es decir, mi yo antiguo con mis amigos antiguos (a veces, incluso, antiguos amigos)

Tzara

T.Tzara: "Me saqué muchas fotos, pero nadie me reconocía porque eran dadaístas"

Y no siento en absoluto que eso sea una contradicción. Precisamente, esas fotografías de nada extraordinario son las que representan como eramos realmente en aquel momento, como vivíamos, quien estaba a nuestro alrededor. Son fotos de nuestro antiguo día a día, que es nuestra vida. Al verlas, no recuerdas “lo bien que te lo pasaste en aquella excursión a nosedonde“. No. Van mucho más allá: Te devuelven un amplio abanico temporal, una época de tu vida, un completo bloque de recuerdos.

Por ejemplo, observando la carpeta de fotos de nombre “Carnaval2006”, me encontré con una foto que no tenía nada de carnavalesco: En la foto salía yo, en la cocina, en pijama, sujetando una botella de detergente. Me vinieron tantas cosas a la cabeza que pude incluso recordar el momento de la foto: Mi padre aun no entendía bien la cámara digital y la estaba probando. Mi pijama… ¡Dios! Me lo ponía antes de cenar por las noches en casa de mis padres cuando volvía del entrenamiento. Y en la mesa, aquellos manteles tan malos que mi madre compró en Portugal y se tiró hablando mal de ellos todo el año…

Gato ninja

Me daba palo poner la foto por eso de que salgo en pijama. Pero esta también tiene su gracia

Me dio algo de rabia. Es como el niño que recibe por Reyes un sofisticadísimo juguete y decide que la caja en la que viene, es mucho más divertida. Tantas fotos que me dicen poco y sólo una que me dice tanto. Nos hacemos miles de fotos en la “fiesta de suputaviejez” pero rara vez en clase/trabajo con nuestros compañeros, en casa con nuestras familias… y son esas las que, el día de mañana, nos detendrán el ratón cuando hayamos pasado ya un sinfín de fotos clónicas nuestras frente a un monumento.

Mirando álbumes antiguos, siento que me falta lo cotidiano. No tengo ninguna foto en clase o en el recreo cuando iba en primaria y sólo un par de ellas de todo el instituto. Ninguna con mis amigos del barrio cuando, de niños, jugábamos al fútbol el la calle (crecimos y cambiamos el futbol por el Quake, pero del ciber tampoco tengo fotos). Sólo dos contadas de aquel magnífico grupo que era mi clase de Gaita Galega.

Torre pisa

Típica foto que, más que un recuerdo, sirve para demostrar que estuviste allí.

Poquísimas de mis primeros años como universitario en aquellas clases llenas de camaradería. Ninguna de mis interminables jornadas en los laboratorios de la facultad (Aunque aun estoy a tiempo, ojo). Me duele en especial no guardar ninguna de las madrugadas en las que mi colega Javi (sí, el de Ostia un Lobby) y yo preparábamos el guión de nuestro extinto programa de radio. Y esa era mi vida verdadera. Lo demás, pura anecdota.

Tal vez por eso, este amor que tengo por las redes sociales. Igual en el futuro, las fotos del estilo “Yo comiendo en la cafetería esta mañana” pasarán de ser spam a ser nuestras fotos favoritas.

PD: Ya se que me retraso, pero Feliz Año a todos.