Posted tagged ‘REPSOL’

España contra Argentina (una guerra-cachondeo que aun no pasó)

16 abril 2012

En abril del año 2012, el Gobierno Argentino de la Presidenta Cristina Fernández decretó la nacionalización de YPF, petrolera argentina, otrora nacional. Esto suponía la expropiación de la misma a Repsol, petrolera española con un extraño empeño en patrocinar la información meteorológica que se había hecho con la totalidad de la empresa en los años 90.

Esto desató la ira del Gobierno de España de Mariano Rajoy, que ya le iban las cosas mal de cojones como para que se hundiese una de las empresas que mantenía el ibex35 por encima de la linea del bochorno. A los tensos debates en la ONU en los que se utilizaron las palabras “deleznable”, “execrable” e “intolerable”, le sucedió otro en los que se utilizaron “Hijaputa”, “la concha que te recontraputatrajo”, “CR7 es mejor que Messi” y “Vení si tenés cojones”. Luego, una guerra de Trending Topics tuiteros de corte bélico y ultranacionalista como #guerraaEspaña, #comienzalareconquista o #elgatoalaguaintereconomia. Finalmente, ambos países se declararon la guerra.

Los españoles se alistaron masivamente gracias a que no tenían otra cosa que hacer, dado que estaban todos en el paro viviendo con sus padres. Además, el aparato propagandístico gubernamental funcionó a la perfección: Desde el diario AS, se “descubría” que la AFA estaba detrás del sinfín de errores arbitrales contra el Real Madrid. La sed de venganza se apoderó de los aficionados (de Karanka en especial).

En seguida, el Gobierno Español consiguió reunir un gran ejército que concentró en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) para partir en las lanchas planeadoras pilotadas por el I Batallón de Narcotraficantes Gallegos. Otras divisiones salieron de los aeropuertos gallegos de Peinador, Alvedro y Lavacolla ante el júbilo del presidente de la Xunta que exclamó: “¿Vedes como ao final era útil manter 3 aeroportos separados só por unha hora de autopista?”

La Unión Europea se alineó de lado Español hasta el punto de que Reino Unido ofreció sus bases en las Malvinas. España rechazó esa ayuda, en parte porque el ofrecimiento fue en Inglés y como los políticos españoles no pasaban del “Guán chu zri”, “Black is black” y “Very cheap sagría paela”, pasaron de todo.

El Ejército Argentino, profesional y bien equipado, estaba preparado para repeler una agresión normal. Pero los altos mandos españoles, que recibían el nombre de “Generales de la Ley de Amnistía”, realizaron una de las más inteligentes maniobras bélicas de la historia: El Despiste-blitzkrieg.

Así, los primeros en desembarcar en tierra argentina fueron la Familia Real. El ejército rival no daba crédito viendo un grupo de monguers disparandose entre ellos con armas de caza mientras felicitaban la Navidad y, llenos de orgullo y satisfacción, buscaban algún oso ebrio al que acertar. Los Argentinos se partieron la goma con esas muestras de campechanismo.

En cuanto bajaron la guardia, una división de Ertzainas, con licencia para matar y al servicio del Lehendakari, apareció para coser a pelotazos de goma a los pobres argentinos. Bien coordinados con los vascos, hizo acto de presencia una columna de Mossos d´Esquadra, por si había alguno que no fuese armado, que cargaron al grito de “Malditos argentinos perroflautas que no dejáis al Barça celebrar la Champions”, acción que le valió la medalla al mérito nacional al comandante Felip Puig.

En los meses posteriores, los argentinos consiguieron reagruparse. Sin embargo, sufrieron muchas bajas ya que al estar el Ejército Español compuesto en gran parte por latinoamericanos, nunca sabían a quien cojones dispararle. Y poco a poco, España se hizo con el control del país, sitiando la ciudad de Buenos Aires, último bastión argentino. Ahí la guerra se estancó un poco.

No menos importante estaba siendo el trabajo en la retaguardia: En España, las señoras mayores de 50 años fueron engañadas con cursillos de tricotaje que en realidad eran talleres para la producción armamentística. La cadena Tele5 fue intervenida y solo se emitía en dichos talleres. Así, conseguieron “obreras voluntarias” obligadas a ir si querían ver Sálvame. Nunca hubo falta de munición en las filas ibéricas.

En cuanto al sitio de Buenos Aires, los españoles aplicaron un crudo bloqueo de víveres: La Guardia Civil, comandada por Ginés “El Sheriff de Coslada” patrullaba las carreteras con borrachómetros trucados para retener los camiones de suministros. También se contó con un heróico grupo de lanceros de Tordesillas que, a cualquier animal comestible que intentase entrar en la ciudad, o bien le clavaban sus picas o, si era domingo, lo lanzaban desde un campanario. Además, por las televisones no paraba de salir propaganda española y capítulos de Los Simpsons doblados al castellano, para minar la moral argentina.

Poco a poco el hambre empezó a hacer mella en el bando argentino, no así al cuerpo de élite español “Pelotón de los que cobran el sueldo mínimo interprofesional”, que, acostumbrados a pasar hambre y a trabajar unas 14 horas al día, rompieron el cerco y entraron en la ciudad. La batalla por Buenos Aires se libró calle a calle.

Casi sin armas, los valientes argentinos lucharon cuerpo a cuerpo contra los invasores. Sin embargo, no eran rivales para un ejército instruído en la lucha por los vídeos de youtube de John Cobra y el Batu. La esperanza argentina fue destruida de un “Golpe Fosters”. La bandera rojigualda ondeaba ya en Buenos Aires… una con el águila porque según los mandos “no había otra a mano”.

Se celebró la victoria con todo tipo de fastos: Desde una misa con la presencia del Papa hasta una carrera a lo Ben-Hur entre Farruquito y Ortega Cano, pasando por el nuevo deporte nacional español: El tiro al licenciado.

Argentina pasó a formar parte de Extremadura, que hacer una nueva autonomía salía muy caro y Argentina no tenía dialecto propio ni “mierdas en plan Cataluña” así que no hacía falta. Además, como dijo el gobierno: “Un imperio descentralizado no es serio”

Si bien poco duró este segundo Imperio Español, ya que medio año después, empezaron a tocar los cojones a Reino Unido con “Las malvinas españolas” y perdieron el apoyo internacional. Seguidamente, Francia acusó a España de haber ganado la guerra dopados y el pueblo se alzó en armas contra el ultraje de los franceses, quienes derrotaron totalmente al “imperio”.

Consecuencias de la guerra:

– Más de 2 millones de personas perdieron la vida. El FMI se puso muy contento porque ya se estaba empezando a preocupar, que la peña vivía demasiados años.
– YPF volvió a ser de España… bueno, de España no, de los accionistas de Repsol… cuya pasta estaba en paraísos fiscales… vamos, que España no vio un duro.
– El mundo hizo un pacto de desarme nuclear: Lanzaron todas las bombas sobre España tras la evacuación de Portugal.

Anuncios